Fábrica

Llega el momento del sacrificio del cerdo y tras una meticulosa selección de los animales por sus parámetros de raza, peso y edad son entregados al matadero. Tras el sacrificio, en nuestra propia Sala de Despiece, recibimos las canales para preparar todas las piezas de la mejor forma, eliminando la grasa sobrante para después refrigerarlas rigurosamente.



Es en esta parte del proceso cuando perfilamos nuestros Jamones y Paletas para que le lleguen a nuestro cliente con un perfecto corte en V y con la justa medida de grasa, ni un gramo más. Sólo así se le puede dar ese punto tan bajo de sal a nuestros productos tras la breve estancia en salazón.



Tras el debido postsalado con temperatura y humedad controladas, posteriormente continúa la curación en nuestros secaderos naturales orientados para aprovechar inmejorablemente el peculiar microclima de Guijuelo. Finalmente, en nuestras bodegas se culmina lentamente el punto óptimo de curación de nuestra producción.



El mimo en el proceso y la cuidada selección de las piezas antes de enviárselas a nuestros clientes son el secreto del inmejorable bouquet de nuestros productos.